CAMBIO CLIMÁTICO

La Junta financia con 900.000 euros la movilidad sostenible y bajas emisiones en municipios hasta 100.000 habitantes

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha abierto dos líneas de ayudas de los Planes de Impulso al Medio Ambiente (PIMA) para acelerar en planes de movilidad sostenible y el incremento de la biodiversidad en las áreas urbanas desde los 50.000 habitantes. El plazo de presentación de las solicitudes, a las que puede acceder Ponferrada, está abierto hasta el 28 de febrero.

ICAL. Cables a la vista en las fachadas de la calle Gómez Núñez de Ponferrada
Ponferrada podría acceder a las nuevas ayudas de la Junta. // ICAL
Agencia ICAL | 12/01/2022 - 18:30h.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha abierto dos líneas de ayudas por importe global de 900.000 euros procedentes de los Planes de Impulso al Medio Ambiente, PIMA, para acelerar en planes de movilidad sostenible y el incremento de la biodiversidad en las áreas urbanas.

Las ayudas van dirigidas a proyectos de implantación de bajas emisiones en municipios con una población entre 50.000 y 100.000 habitantes y a actuaciones piloto de carácter innovador para la adaptación al cambio climático de espacios urbanos y periurbanos en municipios con menos de 100.000 habitantes. El plazo de presentación de las solicitudes está abierto hasta el 28 de febrero, según informó hoy el Ejecutivo en un comunicado.

Las ayudas permitirán la financiación hasta un 90 por ciento de los proyectos seleccionados, con aportación estatal del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico mediante los fondos del Plan de Impulso al Medio Ambiente (PIMA) Cambio Climático (70,66%), así como con fondos propios de la Junta de Castilla y León (29,34%).

Bajas emisiones

La primera línea de ayudas, diseño e implantación de zonas de bajas emisiones en municipios de la Comunidad Autónoma de Castilla y León con una población entre 50.000 y 100.000 habitantes, está dotada con 350.000 euros y cubrirá el 90 por ciento de los gastos subvencionables, con un máximo de 15.000 euros en el caso del diseño, y 70.000 euros para diseño e implantación. Podrán optar a esta línea los municipios de Ávila, Ponferrada, Palencia, Segovia y Zamora.

Se considera zona de baja emisión el ámbito delimitado por una administración pública, de carácter continuo, y en el que se aplican restricciones de acceso, circulación y estacionamiento de vehículos para mejorar la calidad del aire y mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Adaptación al cambio climático

La segunda línea de ayudas, actuaciones piloto de carácter innovador para la adaptación al cambio climático de espacios urbanos y periurbanos en municipios con población inferior a los 100.000 habitantes, está dotada con 550.000 euros, con un importe máximo por actuación de 50.000 euros.

Los contenidos que se pueden acoger son la aplicación de soluciones basadas en la naturaleza orientadas a la prevención de riesgos asociados al cambio climático en espacios urbanos y periurbanos, como riesgos por altas temperaturas, riesgo de incendios en el espacio urbano-forestal, inundaciones o sequías. Podrán adoptarse en el ámbito público, ya sea en calles (arbolado en alineación, cunetas verdes, bandas filtrantes de aparcamiento y alcorques vivos) o espacios libres (jardines de lluvia, estanques de retención y cauces naturalizados) y también en el ámbito privado, ya sea en espacios libres (aparcamientos naturalizados, reverdecimientos de parcelas, jardines portátiles) o en edificaciones (cubiertas verdes, paramentos verticales verdes y cerramientos vegetales de parcelas).

También está abierta a intervenciones en espacios públicos orientadas a atenuar el efecto isla de calor urbana (sombreado natural o artificial de calles y plazas, reducción de la impermeabilidad del suelo, captación de aguas pluviales, creación de microclimas con láminas de agua, aplicación de soluciones bioclimáticas, etc.), así como al incremento de la biodiversidad urbana y mejora de los hábitats para la vida silvestre. En concreto, se recoge el aumento de zonas verdes y naturalización de áreas urbanas, mejora de hábitats, protección de fauna y flora silvestres y ecosistemas asociados, restauración o rehabilitación de zonas húmedas, hábitats para polinizadores incluyendo refugios para las especies nidificantes y presencia de vegetación adecuada en parques, jardines y alcorques, priorización de la conservación de hábitats existentes frente a la creación de nuevas zonas, instalación de comederos y cajas nido.

Además se financiará la mejora de la infraestructura urbana verde y azul, caracterizada por su multifuncionalidad: restauración de tramos urbanos de ríos, zonas inundables para hacer frente a las avenidas extremas, mejora de la conectividad natural entre el medio urbano y periurbano, sistemas de drenaje urbano sostenible, etc. Otro delos objetivos es promover la renaturalización de los espacios urbanos y periurbanos.

Menos emisiones

La Junta explicó que el objetivo es la reducción de emisiones de gases efecto invernadero 2021-2030. Estas ayudas han sido aprobadas por la Conferencia Sectorial del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, asumiendo las comunidades la gestión de los fondos en sus respectivos territorios y la tramitación de las ayudas. Los fondos para todas las comunidades ascienden a nueve millones de euros. La asignación a Castilla y León ha sido de 635.931 euros, a los que se suma la aportación propia de la Junta, que ha sido de 264.069 euros, hasta completar el presupuesto total de 900.000 euros.

El objeto de estas ayudas es desarrollar actuaciones que apoyen el cumplimiento de los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para el periodo 2021- 2030.

Entre estas actuaciones están fomentar medidas de adaptación efectivas que reduzcan la exposición y la vulnerabilidad de los sistemas sociales, económicos y ambientales frente al cambio del clima y mejoren su resiliencia, promover el urbanismo y la vivienda, coherente con la Agenda Urbana Española publicada en 2019, para hacer de nuestros pueblos y ciudades ámbitos de convivencia amables, acogedores, saludables y resilientes. También busca promover acciones dirigidas a la protección de la salud frente a los impactos derivados del cambio climático y la adaptación al cambio climático basada en ecosistemas.

De la misma forma, pretende fomentar la inclusión en la planificación de ordenación urbana medidas de adaptación y mitigación que permitan reducir las emisiones derivadas de la movilidad, incluyendo, el establecimiento de zonas de bajas emisiones; promover el incremento de biodiversidad y mejorar los hábitats de vida silvestre y la renaturalización de los espacios urbanos y periurbanos. Las bases de la convocatoria, las solicitudes y la documentación a presentar se pueden encontrar en Ayudas PIMA.

publicidad
--- patrocinados ---

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad