Quantcast

Educación

Quejas por el mal estado de los accesos al colegio de Villaobispo tras invertir la Junta 3,3, millones

Muchas familias de la zona recién remodelada en el colegio Los Adiles critican que el Ayuntamiento de Villaquilambre, que ha dado por buena la obra de ampliación del centro, mantenga la entrada por una carretera peligrosa, sin urbanizar y en mal estado.

colegio educación primaria los adiles villaobispo de las regueras villaquilambre alumnos escolares niños niñas
Los alumnos eligen entre la acera intransitable y una carretera de doble dirección.
ileon.com  | 10/09/2019 - 16:43h.

El primer día de 'cole' ha llegado con algo de disgusto para muchas familias que llegaban ilusionadas al colegio Los Adiles de la localidad de Villaobispo de las Regueras (municipio de Villaquilambre), una ilusión motivada por estrenar por fin después de varios años numerosas mejoras en el centro educativo en las que la Junta de Castilla y León ha terminado de invertir 3,3 millones de euros. Con esta inversión, los alumnos que veían recibiendo clases en casetas de obra esperaban ver por fin mejoradas sus condiciones.

A un lado, gravilla para el aparcamiento, y al otro una acera de tierra.
A un lado, gravilla para el aparcamiento, y al otro una acera de tierra.

Sin embargo, los alumnos y también los padres, si bien en general satisfechos por las nuevas dependencias de la nueva ampliación, han comprobado el lamentable y hasta "peligroso" estado del nuevo acceso para todos los alumnos de 4º, 5º y 6º de Primaria, que suman un número cercano a 200.

Estos accesos ocupan la nueva parte del colegio, que dispone de su entrada por el patio trasero. Y no dispone ni siquiera de un acceso digno que permita conectar la carretera, donde esperan las familias tras aparcar, con el patio del centro.

La urbanización que brilla por su ausencia a pesar de que las obras ya están recibidas formalmente por el Ayuntamiento, según informó satisfecho el equipo de Gobierno en esta visita reciente con responsables de la Junta.

Los alumnos se ven obligados a deambular por una 'acera' que no es otra cosa que un camino de tierra. Una superficie por la que no circulan las mochilas de ruedas y menos lo harán aún cuando la lluvia convierta este acceso en un barrizal.

Al otro lado, a modo de aparcamiento, la zona de aparcamiento de coches donde estacionan la mayor parte de los adultos que le trasladan se mantiene también de grava.

La 'acera' de tierra, difícil de transitar incluso sin lluvia.
La 'acera' de tierra, difícil de transitar incluso sin lluvia.

Eso sin contar, lamentan algunas familias, con el hecho de que tanto los niños como los padres se ven obligados a caminar por una carretera de doble sentido por la que pasan coches y los autobuses del colegio, "un auténtico peligro", explican algunos, lamentando por añadidura que al menos estos primeros días de colegio no haya hecho acto de presencia ningún policía local del Consistorio.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad