Quantcast
PRIMER CAMBIO EN EL GOBIERNO SÁNCHEZ

El ministro Màxim Huerta, primera baja del Gobierno Sánchez en menos de una semana

El ya exministro de Cultura y Deportes ha dimitido tras conocerse que tuvo que pagar 365.938 euros por defraudar a Hacienda en los ejercicios 2006, 2007 y 2008 a través de una empresa cuando era presentador en Telecinco.

El ministro de Cultura y Deporte, Màxim Huerta, durante su toma de posesión. / Foto: Moncloa
El ministro de Cultura y Deporte, Màxim Huerta, durante su toma de posesión. / Foto: Moncloa
ILEÓN | 13/06/2018 - 19:03h.

Primera baja del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, apenas una semana después de su toma de posesión. Màxim Huerta ha presentado su dimisión este miércoles tras conocerse que fue condenado por defraudar a Hacienda en los ejercicios 2006, 2007 y 2008 al facturar con una empresa que constituyó en 2006 cuando trabajaba como presentador en 'El programa de Ana Rosa de Telecinco'.

Según ha adelantado El Confidencial Huerta vio como el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) daba la razón a Hacienda en 2017 por un fraude cometido de 218.332 euros, tras rechazar los recursos que presentó el periodista contra la resolución de Hacienda que cuestionaba sus cuentas fiscales.

La inspección descubrió que el ahora exministro y entonces presentador se había deducido como gastos por actividad artística injustificada hasta un total de 148.702 euros, entre ellos los gastos de una vivienda en Alicante, lo que le acarreó el pago de una liquidación total de 365.938 euros por los tres ejercicios, incluidos un recargo del 50% de multa y los intereses de demora.

Tras salir a la luz esta información, Huerta rechazó inicialmente presentar su dimisión por esta condena de fraude fiscal asegurando estar "al corriente con Hacienda desde hace 10 años". "Cambió el criterio fiscal, hubo una regularización, pagué lo correspondiente y asunto cerrado. No hubo mala fe y no oculté nada. Acepté mi responsabilidad como ciudadano", insistió en una entrevista en Onda Cero al comentar el uso habitual por figuras públicas de sociedades como instrumento para camuflar pagos a Hacienda.

En una comparecencia esta tarde, tras pasar por La Moncloa para presentar su dimisión, el exminsitro ha anunciado su dimisión aunque se ha mostrado convencido de su inocencia. "He pagado esta multa dos veces, una pagando lo que Hacienda me reclamó y ahora por segunda vez aquí y ahora. La inocencia no vale de nada ante esta jauría. Para defender aquello que amas a veces hay que retirarse y eso hago", ha dicho.

En su comparecencia, Huerta ha insistido en ser "absolutamente inocente", pero que ha tomado esta decisión de manera autónoma por "las dos cosas en las que más creo en la vida, la cultura y la transparencia".

"Pagué cuando el fisco me reclamó ese dinero, pero convencido de mi inocencia. No es una condena por fraude es una multa por una demanda que perdí contra Hacienda para reclamar mis derechos", ha precisado.

El ya exministro ha agregado que abandona su cargo para proteger el "proyecto ilusionante" del actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. "No importa la verdad, importa el bombardeo, busca minar el proyecto de regeneración y transparencia de Sánchez y yo no voy a permitirlo".

Màxim Huerta fue una de las grandes sorpresas del Gobierno de Pedro Sánchez, surgido tras una moción de censura, y el último nombre en conocerse del equipo ministerial, haciéndose cargo del resucitado Ministerio de Cultura. A la vez su nombre fue uno de los más criticados por su trayectoria y perfil público, además de por sus mensajes sin filtros en la red social Twitter.

Con apenas seis días, Màxim Huerta se ha convertido en el ministro más breve de la historia de la democracia española. Hasta la fecha, el ministro con un mandato más corto había sido José Luis García Ferrero (UCD), nombrado por Leopoldo Calvo-Sotelo y que duró 81 días. El segundo era Román Escolano, ministro de Economía, Industria y Competitividad, que duró 86 días con el mandato de Mariano Rajoy hasta la moción de censura presentada por Pedro Sánchez.

En los seis días que Màxim Huerta ha sido ministro de Cultura y Deporte ha tenido tiempo para despedir a la selección española de Fútbol antes de su partida a Rusia, acudir a Francia para el Roland Garros y apoyar a Nadal y visitar la Feria del Libro de Madrid.

publicidad
publicidad
publicidad