Quantcast

Literatura

Antonio Gamoneda reúne su obra reciente en el segundo volumen de 'Esta luz'

El poeta leonés asegura que, "a la fuerza", se trata de un libro testamentario.

Antonio Gamoneda
Peio García / ICAL. Antonio Gamoneda, en una imagen de archivo en León.
ICAL | 10/09/2019 - 16:29h.

El poeta Antonio Gamoneda ha presentado este martes en Madrid el lanzamiento del segundo volumen de 'Esta luz', publicado por la editorial Galaxia Gutenbeg. Con este nuevo trabajo completa la publicación de su obra, ya que este último lanzamiento reúne todos sus poemas recientes, así como el libro inédito 'Las venas'. También incluye dos apartados con versiones de otros poetas como Goerg Trakl o Herberto Helder.

Gamoneda publica este nuevo título tras cumplir 88 años, por lo que concluye que "es, a la fuerza, un libro testamentario". Al igual que en el primer volumen, el nuevo ejemplar ve la luz después de que el autor haya hecho multitud de correcciones sobre los poemas ya escritos. Esta reescritura continua es, a su juicio, una forma de que sus versos permanezcan vivos y no sean "una piedra tallada para siempre".

El primer tomo vio la luz hace quince años y en él se reprodujeron los versos creados por el poeta desde el año 1947 hasta 2004, recogiendo grandes obras como 'Blues castellano', 'Libro del frío', o 'Mudanzas I'. Desde que saliese a la venta, Gamoneda ha hecho numerosas revisiones del mismo y la publicación de este segundo volumen coincide con una nueva corrección del primero que, no obstante, no cambia sustancialmente la obra.

Este segundo volumen recupera para la poesía 'Libro de los venenos', publicado originalmente en 1995, pero también recopila toda su obra desde 2004 hasta la fecha, aunque aparece "fuertemente revisada y en algunos casos reescrita", tal y como explican desde la editorial.

El lector podrá disfrutar por tanto de una nueva visión que hace el poeta de su producción más reciente, incluyendo 'Libro de los venenos', 'Canción errónea', 'La prisión transparente', 'No sé', 'Las venas comunales', 'Mudanzas II', 'Últimos Poemas' y textos recuperados. Asimismo, en las páginas de este volumen se encuentra el libro inédito, 'Las venas comunales'.

Para el también poeta Miguel Casado, quien repite en este segundo volumen un estudio final de la obra, "esta edición permite apreciar de una manera más clara y contundente el trabajo de Gamoneda". Destaca del autor leonés "ese afán de volver a los textos aunque estén publicados" porque lo considera un aliciente para el lector.

Sobre esta segunda parte, Casado asegura que habla más de la muerte, pero aun con todo, sigue teniendo más peso la vida. Asimismo, explica que la voz que habla en los poemas se fragmenta, llegando a discutir consigo mismo, lo que supone "un fenómeno muy nuevo" en la escritura del poeta. Otras características recientes de su obra son el uso de una ironía "nada convencional", y el uso de un lenguaje discursivo con el que crea una "dualidad entre lo que llama los poemas pensados y las palabras inmóviles".

Poeta de barrio obrero

A pesar de haber nacido en Oviedo, el poeta creció en León, ya que su madre se trasladó allí cuando este tenía tan sólo tres años. Allí vivieron en el extrarradio obrero, en el límite permeable del mundo urbano y el rural, en medio de dificultades económicas, testigos próximos de una sangrienta represión durante la Guerra Civil y la posguerra. Sin haber podido completar sus estudios, Gamoneda entra en 1945 como recadero en una oficina bancaria, en la que siguió trabajando durante veinticuatro años.

Así, mientras suele darse como rasgo característico de los poetas españoles de su edad una condición burguesa y universitaria, en su caso la condición obrera resulta decisiva en la cristalización de su personalidad y su obra.

Durante los años cincuenta y sesenta, un doble esfuerzo se añade a la vida de Gamoneda: por un lado, una formación cultural y literaria autodidacta y una tarea intensa de escritura, iniciada desde muy joven; por otro, la militancia antifranquista asociada a un grupo de amigos que acabó disuelto por las "desapariciones".

Colaboró con las revistas leonesas 'Espadaña' y 'Claraboya'. En 1969 empezó a trabajar en la Diputación Provincial, encargándose de poner en marcha sus servicios culturales, creó la colección "Provincia", que dirigió en su época más brillante, e impulsó también una prestigiosa sala de exposiciones.

El autor tardó en ver reconocida su obra. Sólo comenzó a consolidarse en la segunda mitad de los ochenta, cuanto recibió el premio de Castilla y León de las Letras (1985) y el Nacional de Poesía por 'Edad' en 1987.

Ya en 2005 fue galardonado con el Prix Européen de LIttérature y en 2006 con el premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. Ese mismo año obtuvo también el premio Cervantes, el más alto reconocimiento en lengua española.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad