Quantcast
NUEVA PUBLICACIÓN

Con Campos y amigos entre laberintos, círculos y cazoletas

Se cumplen diez años del hallazgo de los petroglifos de Maragatería. Juan Carlos Campos ha formado una gran tribu de buenos amigos que le acompañan en este viaje intenso repleto de asombro, aprendizaje y descubrimiento. El próximo martes día 10 de abril en el Instituto Leones de Cultura presenta su nuevo libro 'Grabados rupestres de la provincia de León'

imagen
El investigador Juan Carlos Campos.
Javier M. Seisdedos | 06/04/2018 - 19:14h.

Desde que comenzó esta singular aventura, a comienzos del  año 2008, a Juan Carlos Campos la vida le ha traído muchas sorpresas.

De forma accidental mirando por internet, mapas de localización y fotografías por satélite, encontró en los relieves y perímetros del Teleno, dentro del Ayuntamiento de Lucillo, una zona con formas y delimitaciones un tanto anómalas, que le hicieron ponerse primero en alerta y seguidamente en ruta, observando con precisión milimétrica todo el entorno.

Así, de esta manera, producto de la inquietud, curiosidad y una dosis de intuición siempre necesaria, este autodidacta nacido en Vega de Magaz en febrero de 1961, hizo historia con el descubrimiento de las piedras con las inscripciones más antiguas encontradas en nuestra provincia. Una protoescritura con más de 4.000 años de antigüedad que se unen a las ya encontradas en diferentes partes de nuestro país, destacando Galicia y Canarias. Desde Irán hasta la isla de Cerdeña se puede visualizar esta magnífica forma de comunicación creada por seres humanos, que se fue expandiendo de forma misteriosa por diferentes puntos del planeta.

Petroglifos de Peñafadiel (León).

Siempre colocados en puntos geográficos estratégicos, mirando el horizonte infinito, escondidos junto a las montañas, esperando ser encontrados para poder descifrar el código que desvele lo que nuestros antepasados querían transmitirnos en un idioma olvidado por nosotros. En forma de cazoletas, círculos y laberintos tallados con precisión y paciencia tienen a la vista del observador una belleza singular que produce asombro y que nos hace plantearnos como en aquel tiempo pudo desarrollarse este lenguaje intemporal, manifestándose de igual manera en los cinco continentes

¿Tiene algún sentido donde están colocadas, forman una gran red entre ellos? Quizás delimitaban zonas de caza, tenían un significado espiritual y ritualista desconocido que estaba íntimamente unido a la naturaleza y el cosmos infinito... De momento, según nos comenta nuestro buen amigo J.C. Campos, después de más de una década de estudio y observación, de mantener muchas conversaciones con expertos, destacando a Antonio de la Peña, el mayor conocedor  y estudioso de los petroglifos de Galicia, cuando crees que has llegado a alguna teoría que llene el vacio, al final tienes siempre más dudas y preguntas, y llegas a la conclusión de que esa es la gran paradoja; de que solo sé, que no sé nada. Y ahí radica también las ganas de seguir adelante.

 

 

Queda mucho por hacer, desde las administraciones públicas hasta el momento un gran silencio y pasividad. La Junta de Castilla y León ha colocado en los petroglifos de Peñafadiel algunos carteles de localización explicativos. En este lugar sagrado, mirando de frente al dios Teleno, en la roca, se conservan seis laberintos únicos en el mundo, y de momento no se encuentran  ni tan siquiera catalogados en la carta de bienes de interés cultural de la provincia.

Arte rupestre, castros celtas, explotaciones mineras romanas, todo un patrimonio que habla de la historia de los antepasados que habitaron estas tierras desde el paleolítico, neolítico, edad de los metales ,hasta nuestros días.

Ahora que está tan de moda los planes de repoblación, para que el mundo rural no desaparezca, tenemos ante nuestros ojos una gran oportunidad de proteger y promocionar de forma sustentable e inteligente todo este tesoro. Investigación por parte de universidades, turismo arqueológico y ecológico respetuoso, un conocimiento del medio que puede ayudar a mantener y fijar población a la vez que conservamos y ponemos en valor el paisaje y el paisanaje.

Juan Carlos Campos dice siempre que cuando la gente del medio rural se ha ido, es muy difícil que vuelva, y que puede que lleguen en poco tiempo autobuses para ver parques temáticos de pueblos deshabitados, dejados de la mano de Dios y de los hombres.

Ante esta advertencia que aunque parece apocalíptica, es más real de lo que parece, ojala que nunca se cumpla por el bien de todos.

Existe una esperanza real, viene de la mano de todos los entusiastas y aficionados que durante años se han ido uniendo y encontrando en este resurgir del arte rupestre en nuestra tierra. J.C. Campos siempre en sus conferencias recuerda a toda la buena gente que le ha ayudado tanto en todo este tiempo, desde pastores, cazadores, montañeros, aficionados y amantes de la naturaleza.

José Anglés en Ancares y Mark Raes en Maragatería son dos ejemplos que representan una muestra de estos hallazgos. Entre los dos suman más de 15 estaciones rupestres que han podido ser redescubiertas de nuevo y catalogadas, estos hombres se han convertido en los hermanos mayores, en protectores de estas piedras que están situadas siempre en lugares especiales, escondidos, lejanos y protegidos de miradas indiscretas.

Juan Carlos Campos sabe explicar de forma amena todo este conocimiento acumulado en el tiempo. Su formación autodidacta le hace comunicar su sabiduría como se hacía antaño, de forma oral, con sencillez y humildad, con grandes dosis de entusiasmo que sabe transmitir y enganchar con un público que no pestañea.

Tuvimos ocasión de estar acompañándole en dos conferencias enlazadas hace unos días en plena Semana Santa. Primero en la Casa Museo de Santa Colomba de Somoza dentro de su Semana Cultural, con el título 'Arte rupestre en la Somoza maragata' y seguidamente presentando y firmando su segundo libro -Grabados Rupestres en la provincia de León- en casa, en su Astorga del alma, en el Museo Romano, con un llenazo absoluto presentado junto al alcalde de la ciudad, el historiador y profesor Arsenio García. Editado por el Centro de Estudios Astorganos Marcelo Macías, en un formato muy original con 236 páginas y 250 fotografías.

 

 

Después del éxito alcanzado con su primer libro donde profundiza en los descubrimientos de los petroglifos de Maragatería (entre 2008 y 2012) y de colaborar en diferentes publicaciones y revistas especializadas, este segundo libro profundiza en los nuevos descubrimientos de estaciones rupestres desde el año 2012 hasta la actualidad, ahonda en el arte rupestre poniendo un énfasis especial  en la zona del Bierzo y La Cabrera, se adentra en la figura de los Ídolos en diferentes representaciones como el de Tabuyo,  Noceda, Villafranca, en símbolos de transición entre la prehistoria  y la historia como son las herraduras, figuras antropomorfas y cruciformes medievales.

Para terminar también  hace un homenaje a las firmas singulares de los pastores cerrando así un circulo de más de 4.000 años, comenzando con los primeros pastores aborígenes y cerrando con los últimos pastores que cuidaron estas tierras.

Juan Carlos Campos no se cansa de decir en todas sus conferencias, que todo esto ha sido posible gracias a la red de colaboradores y amigos creada por personas aficionadas que aman su tierra. Su familia es su otro gran bastón donde apoyarse, gracias a la comprensión de su compañera  infatigable, Estrella, y con sus hijos ha podido llevar adelante esta encomiable misión.

Queda mucho por trabajar toda la Montaña  oriental y central y Tierra de Campos, está por descubrir y patear, se necesitan nuevos aventureros con la misma "pedrada" que tuvo el mismo hace una década. Recuerda con cariño, los primeros cuatro años, esa búsqueda que no le dejaba dormir y que se convirtió en su sana obsesión.

Esa pasión en todo lo que hace, la curiosidad de niño que nunca le ha dejado de lado, y su honestidad,  son la fuerza que ha sabido mantener viva durante todo este tiempo y que ha sabido contagiar a los demás.

 

Próximas presentaciones de Juan Carlos Campos en León

Este sábado día 7 de abril viene de nuevo a León comienza su etapa en la capital en el Centro Cívico 'León Oeste' en el barrio del Crucero. Con la conferencia a las 18 horas que lleva por título: 'Arte Rupestre en la provincia de León. El estado de la cuestión'. Organizada por la recién creada asociación Liga Celta Llionesa, cuyos objetivos se centran en el estudio y la promoción de la historia anterior a la ocupación romana.

El martes 10 de abril, a las 20 horas, en el Instituto Leones de Cultura (Sala Región) en la calle Santa Nonia, 3 se presenta de forma oficial este segundo libro de la mano de dos grandes como son Luis Grau Lobo y Jesús Celis Sanchez. Desde Creamos Presente os animamos a hacer un hueco en vuestras agendas y acercaros a conocer los nuevos descubrimientos del arte rupestre en nuestra provincia.

En los dos actos la entrada es libre hasta completar aforo.

Javier M. Seisdedos, editor de Creamos Presente

 

publicidad
publicidad
publicidad