Castilla y León Castilla y León
Castilla y León

CASTILLA Y LEÓN

Los partidos gastaron más dinero que nunca en Castilla y León en la última campaña electoral de febrero

En total el gasto ascendió a casi cuatro millones de euros con el Partido Popular quintuplicando su gasto electoral y el PSOE superando por primera vez el millón de euros en campaña electoral.

Elecciones Autonómicas Castilla y León Debate RTVCyL 13F 2022
Francisco Igea, Alfonso Fernández Mañueco y Luis Tudanca durante el debate de RTVCyL.
Alba Camazón | 02/09/2022 - 10:40h.

Luces, cámara y acción. Es indiscutible que las elecciones que adelantó Mañueco a febrero de 2022 levantaron pasiones, audiencias y talonarios. Por una vez, los focos estaban en ese feudo del PP en el que en 2019 el PSOE ganara las elecciones aunque con un resultado insuficiente como para gobernar. El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, rompía con Ciudadanos —tras meses de rumores— y conseguía atraer la atención de los medios nacionales, uno de los caballos de batalla de esta comunidad tan grande, dispersa y envejecida. Y eso tuvo un coste: la campaña electoral de Castilla y León ha sido la más cara de los últimos años.

Los partidos políticos se gastaron 3,7 millones de euros en los 14 días de campaña electoral, de los cuales han sido (o serán) subvencionados 2,3 millones. Esta es la cifra más alta de la que se tiene constancia, puesto que los informes del Consejo de Cuentas están publicados desde 2007. Eso sí, ninguno de los partidos superó el límite máximo de gastos que fija la Ley Electoral autonómica.

De nuevo, el PSOE es el partido que más dinero destina a la campaña electoral. El equipo de Luis Tudanca superó por primera vez el millón de euros en gastos, que principalmente se destinaron a la publicidad y propaganda: medio millón de euros fue a este destino, por encima del resto de partidos políticos.

Mañueco se veía más fuerte en la convocatoria que había adelantado él mismo a finales de diciembre de 2019. El Partido Popular triplicó el gasto electoral respecto a 2019, también por encima del millón de euros. El PP anticipó en 2019 su mal resultado en las elecciones, en la que gastó una cifra más baja de lo habitual. En esta ocasión, Mañueco —que quería gobernar en solitario— se jugaba todo al 13 de febrero. No le salió del todo, porque tuvo que cambiar de socio de gobierno: Ciudadanos por Vox.

Vox dio en febrero de 2022 un golpe sobre la mesa: pasó de un procurador en las Cortes a 13 representantes electos, tres consejerías, la Vicepresidencia de la Junta y la Presidencia del parlamento. Pero no salió gratis: si en 2019 Vox se gastó 13.000 euros, esta vez fueron más de 700.000 euros. Nunca un partido había registrado un incremento de presupuesto electoral como este. Sin embargo, no figura ni un solo euro en el alquiler de locales, puesto que los actos de campaña se realizaron al aire libre, sobre todo en plazas de Castilla y León.

El auge de Vox supuso el declive de Ciudadanos, el gran perdedor de las elecciones. Solo Francisco Igea consiguió mantenerse a flote y el coste electoral rozó los 300.000 euros, una cifra superior a la de 2019.

Unidas Podemos multiplicó su presupuesto electoral, aunque solo por dos: 176.000 euros. El resultado fue peor que en 2015, con un solo procurador, el de Valladolid. El secretario general autonómico, el leonés Pablo Fernández, se presentó por Valladolid en un intento por no quedarse fuera del parlamento.

El que más amortizó su inversión fue Soria ¡Ya!: sacó tres escaños con 32.600 euros (24.000 procedentes de un crowdfunding y un microcrédito de 10.000 euros). La agrupación de electores —que ya ha empezado los trámites para constituirse como partido— es la que menos gastó en papeletas y sobres (6.719 euros), en publicidad exterior (2.100 euros) y en campañas publicitarias en medios de comunicación —Por Ávila no ha notificado ningún gasto en este apartado—.

La Unión del Pueblo Leonés (UPL) también subió la apuesta, aunque de forma más modesta que los partidos más grandes: gracias al crecimiento del leonesismo, y con un presupuesto de casi 900.000 euros, la UPL consiguió tres procuradores. Por Ávila —escisión del PP que revalidó su escaño— invirtió en esas dos semanas casi 46.000 euros. Además, Por Ávila invirtió el 80% de su presupuesto en enviar sobres y papeletas, algo sobre lo que el Consejo de Cuentas insta a reflexionar.

El Consejo de Cuentas reclama a todos los partidos una evaluación sobre la "eficiencia material y económica" de enviar sobres, papeletas y propaganda electoral a los domicilios de los potenciales votantes teniendo en cuenta que hay papeletas en las mesas electorales. Se podría "diseñar e implantar un nuevo procedimiento más acorde con el actual desarrollo de los medios y técnicas de información". Esto permitiría reducir la financiación de esta actividad con fondos públicos.

Solo UPL y Soria ¡Ya! cubren los gastos de la campaña con las subvenciones

La campaña de 2022 ha sido totalmente distinta al resto de citas electorales que ha vivido Castilla y León. La mayor atención mediática y presión desde las direcciones nacionales por inclinar la balanza ha hecho que la mayoría de partidos políticos haya apostado por una campaña electoral robusta, en la que no han faltado banderillas ni globos con los logos de los partidos.

La Junta de Castilla y León da subvenciones a los partidos políticos en función de los escaños y votos recibidos, además del envío directo y personal a los electores de sobres, papeletas y publicidad. A la fiesta de la democracia invitan todos los ciudadanos y no solo los partidos. De hecho, solo UPL y Soria ¡Ya! cubren los gastos de la campaña con las subvenciones.

Las subvenciones de la Junta no cubren 442.000 euros del PSOE, 408.000 del PP, 275.000 euros de Vox, 142.000 euros de Ciudadanos, 111.000 euros de Unidas Podemos y 6.000 euros de Por Ávila.

Empresas poco transparentes

Cuatro empresas que en total han recibido unos 20.000 euros se han negado a detallar y documentar su contabilidad relativa a los ingresos y gastos electorales. Se trata de subcontrataciones realizadas por PP, PSOE, Vox y Unidas Podemos, a los que el Consejo de Cuentas reclama una mayor colaboración para que las empresas cumplan con la Ley e informen al Consejo de Cuentas si facturan más de 10.000 euros.

El PSOE cerró un contrato por valor de 84.058 euros con Servicios Audiovisuales Overon, la perteneciente a Mediapro, la multinacional de Jaume Roures. En 2011, esta empresa emitió un vídeo del PSOE durante la retransmisión de la sesión plenaria del Senado "por un error técnico". El Senado decidió no prorrogar el contrato con dicha compañía.

Unidas Podemos firmó un contrato con Facebook Ireland Limited que la multinacional tampoco ha aclarado. El contrato se firmó por valor de 43.980 euros.

El Partido Popular tiene un contrato con Arena Media por valor de 43.821 euros; una filial de Havas con la que el PP ha contratado en otras campañas, como las elecciones municipales y autonómicas de 2011. También participó en la campaña electoral del PP de Madrid de 2015.

Por su parte, Vox ha contratado los servicios de la SL Goodevents Comunicación, que debe aclarar los detalles del contrato que ha firmado con el partido ultraderechista por valor de 20.606 euros. Esta empresa —especializada en el alquiler, montaje y asistencia técnica de equipos de sonido, iluminación y video— se constituyó a mediados del año pasado.

publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario