Quantcast

León

Contratado el derribo de la casa de La Palomera que refugiaba a personas sin hogar y sufrió numerosos incendios

El Ayuntamiento, año y medio después de iniciarse el expediente de ruina, contrata por 5.445 euros la demolición y limpieza del solar que exigían los vecinos de la plaza Severino Ibáñez.

imagen
Una de las muchas intervenciones de los Bomberos de León en incendios en el edificio abandonado.
ileon.com  | 11/09/2020 - 12:41h.

El Ayuntamiento de León ha dado hoy un paso definitivo para poner solución a un problema puntural que sufría el barrio de La Palomera en la capital leonesa a cuenta del estado de abandono y el reclamo para personas sin hogar que suponía un inmueble situado en la plaza Severino Ibáñez hacia la calle Los Osorios. Un expediente de demolición que ha tardado año y medio desde su impulso bajo el mandato del PP.

En los últimos años se han tenido que realizar numerosas intervenciones por parte de los Bomberos de León a raíz de diferentes tipos de incidentes peligrosos en el interior del edificio, especialmente las muchas veces que se han tratado de incendios, originados en su mayoría por hogueras y otras fuentes de calor que utilizaban las personas que ocupaban su interior incluso en invierno y en condiciones muy precarias.

Ahora, la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento ha dado luz verde al contrato menor de servicio para la redacción del proyecto de demolición y limpieza del citado inmueble, el cual ya está catalogado como en estado de ruina.

El derribo de este inmueble del barrio de La Palomera ha sido adjudicado a la entidad Joaquín Martínez Matute por un importe de 5.445 euros, así como su posterior limpieza, que según una nota de prensa permitirá garantizar la salubridad de la zona, cuyos vecinos estaban ya muy hartos de la situación, también por el elevado riesgo incluso de accidentes graves o hasta víctimas mortales en este lugar. De hecho, se había iniciado una campaña de recogida de firmas.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad