Quantcast

León

El Ayuntamiento aduce que el acordeonista de la Calle Ancha suma casi 300 denuncias

Fuentes municipales aseguran que sólo buscan "por convivencia" el cumplimiento de la normativa para todos los artistas callejeros, la cual 'Arty' incumple, hasta el punto de que algunos vecinos le han hecho un 'escrache' con cacerolas la semana pasada. La versión del artista es muy distinta.

imagen
Otro desalojo de Arty de la Calle Ancha ocurrido en 2015.
ileon.com  | 13/11/2018 - 10:30h.

Casi 300 denuncias, algunas ya en vía ejecutiva, y ninguna sanción pagada. Este es el resumen de la actividad administrativa que la presencia del popular músico ruso Artem Aremin en la Calle Ancha de la capital leonesa ha acumulado a lo largo de todos estos años de interpretar música con su acordeón el conocido como 'Arty' y que provoca situaciones como la vivida el pasado fin de semana entre él y la Policía Local de León ante un nuevo intento de desalojarle del lugar donde siempre toca, grabada en este vídeo y que ha causado, nuevamente, un enorme revuelo social.

Un número de denuncias que el propio artista matiza, para criticar que se denomine denuncias a lo que cree que en realidad son multas "sin ningún motivo jurídico", porque no cree que haya tales denuncias reales con casi 300 vecinos detrás.

Fuentes municipales aseguran que su presencia siempre en el mismo lugar, la céntrica Calle Ancha, está muy lejos de ser inocua. Tanto es así que "la semana pasada un grupo de vecino organizaron un escrache", situándose junto a él con cacharros y cacerolas y haciéndolas sonar para manifestar que no todos soportan la reiteración de su presencia en la zona.

Es posible que se trate del hecho que el propio Arty denunció hace días a través de redes sociales como una nueva campaña de "ataques directos y agresivos", "provocaciones" y "amenazas". El artista llegó a explicar que le trasladaron que "me caerá algo sobre la cabeza desde un tejado y amenazaban con que alguien se va a deshacer de mí en 'un puente del río'", siempre según su versión.

El Ayuntamiento leonés recuerda que Arty está obligado "como todo el mundo que realiza actuaciones artísticas callejeras, desde músicos a mimos" a "obtener la pertinente autorización", recordando que el acordeonista "debe legalizar su situación", algo que motivó la actuación del sábado.

Dos versiones diferentes

Una actuación en la que "los agentes se limitaron, dentro de sus funciones, a informarle de todo", en todo momento sin uso de fuerza, aseguran, y ante su negativa a abandonar el espacio que ocupaba se le incautaron "algunos elementos como la funda, una banqueta y alguna partitura", aunque "nunca el acordeón, ya que se trata de su forma de vida", detallan las fuentes oficiales consultadas por iLeón.

Una versión que el propio Artem Aremin niega, asegurando que antes del momento de la grabación sí hubo contacto físico, entre otras cosas algún empujón", añadiendo que el problema estriba en que "son ellos -se refiere a los políticos del equipo de Gobierno- los que han incumplido la palabra que dieron en junio de 2015, y eso que el acuerdo inicial fue en 2009 y se cumplía sin problemas, y sin embargo día siguiente ya me estaban poniendo multas". "Cumplo con todas las normas, por decibelios y todo, nunca he violado ni las normas locales ni de Comunidad ni de España", zanja.

Los tres puntos de la norma y por los que Arty es sancionado

La normativa municipal que rige en el caso de artistas callejeros, aunque no tiene el rango de ordenanza, recoge que para obtener autorización para ejercer esa labor en las calles de la capital leonesa los interesados deben asumir el cumplimiento de tres premisas encaminadas a promover la mejor convivencia posible con la actividad diaria de las calles, los comercios y los vecinos, las dos primeras de las cuales Arty no cumple de manera reiterada: por un lado, que las actuaciones no sean continuadas en el tiempo sino que contemplen épocas de cese de la actividad, entre otras cosas para que no puedan argumentar "que se genera un derecho"; en segundo lugar, "que no se realice siempre en el mismo emplazamiento, de manera que "se asignan al menos tres posiciones distintas" en la ciudad -en el caso del acordeonista serían la Calle Ancha, la Plaza de Regla (Catedral) y la Plaza de las Cortes Leonesas-; y en tercer y último lugar, que no se use ningún tipo de amplificador del sonido.

Por último, las mismas fuentes airean que disponen de pronunciamientos favorables del Procurador del Común -el defensor del pueblo en Castilla y León-, justo en sentido contrario, se entiende, que los que el artista ruso asegura que también le dan la razón a él. Pero en todo caso, aseguran que permitir los flagrantes incumplimientos de la normativa "sienta un precedente" que impide ordenar este tipo de actividades callejeras de manera razonable. Y es que "el problema se resume en un tema de convivencia", concluyen.

Aquí dejamos nuevamente el VÍDEO grabado el fin de semana y que ha reabierto la polémica:

publicidad
Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad