Quantcast

Naturaleza

Liberada en Asturias una cría de oso pardo huérfana

(Con VÍDEO) El dispositivo de geolocalización colocado al animal ha permitido realizar un seguimiento de sus movimientos y verificar que el proceso se está desarrollando de forma satisfactoria.

oso pardo cría osezno asturias liberación fauna
Momento de la suelta del pequeño animal.
ileon.com  | 04/07/2020 - 20:49h.

Agentes de la Dirección del Medio Natural, de la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial de Asturias, han procedido a reintroducir una cría de oso pardo huérfana en el Parque Natural de las Fuentes del Narcea.

Según ha informado el Principado, la liberación se ha realizado en la zona que el personal técnico ha considerado óptima, por ser la que presenta condiciones similares a las del espacio donde fue capturado el ejemplar.

El dispositivo de geolocalización colocado a la cría ha permitido realizar un seguimiento de sus movimientos y verificar que el proceso se está desarrollando de forma satisfactoria. Además, la información que se obtiene es de gran valor para adquirir un conocimiento preciso de la capacidad de supervivencia de crías de oso huérfanas en su primer año de vida y para permitir orientar mejor las decisiones de gestión sobre esta especie.

Según recuerda el Principado, el ejemplar fue hallado por agentes del Medio Natural durante el visionado de unas grabaciones de las inmediaciones del río Naviego (Cangas del Narcea) el 12 de junio, e inmediatamente se desplazaron equipos a las localidades cercanas para localizarlo.

La búsqueda concluyó sin éxito y tampoco fue posible recabar información sobre la presencia, en fechas de cercanas, de una osa adulta, lo que hizo indicar a los técnicos que el esbardo se encontraba aislado del grupo familiar.

Conforme a los criterios acordados en el grupo de trabajo sobre el Oso Pardo Cantábrico, se activó un dispositivo para apresarlo, mediante la instalación de varias jaulas. Una vez capturada la cría, se trasladó al Centro de Recuperación de la Fauna Salvaje, donde se le realizó un chequeo y se le tomaron muestras.

Se comprobó que se trataba de una hembra de unos 6 meses y 6,7 kilos, con buen estado de salud. Asimismo, se procedió a colocarle un emisor de señal de radiofrecuencia y de señal de GPS, semejantes a los que se han puesto a otros ejemplares, como la osezna reintroducida en noviembre del pasado año en los Picos de Europa, y que permiten rastrear al animal una vez liberado.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad