Quantcast

tribunales

Declarado culpable el hombre que mató a su compañero de piso en la avenida Mariano Andrés de León

El jurado popular considera que ni la patología que sufre ni la ingesta de alcohol disminuyeron "total o parcialmente" sus facultades en el momento del crimen.

Autor del crimen de la avenida Mariano Andrés de la capital
Carlos S. Campillo / ICAL Juicio en la Audiencia Provincial de León contra el autor del crimen de la avenida Mariano Andrés de la capital
Miriam Badiola / Ical | 08/02/2019 - 08:44h.

El jurado popular designado para el crimen de la avenida Mariano Andrés emitió este jueves un veredicto de culpabilidad por unanimidad por un delito de asesinato sobre H.D.R., a quien se juzgó en la Audiencia Provincial de León por el asesinato de J.R.D.C., que falleció tras recibir una paliza y varias puñaladas en la madrugada del 13 de agosto de 2017.

El tribunal consideró probado por mayoría absoluta que tanto el culpable, H.D.R., de 32 años en el momento del crimen, como la víctima, J.R.D.C., que contaba con 52 años, ambos compañeros de piso en una vivienda tutelada de Alfaem, acudieron el día 13 de agosto de 2017 a un conocido local de ocio nocturno de la capital leonesa, donde permanecieron unas dos horas, durante las que la víctima consumió una "importante ingesta de alcohol", mientras que su agresor estuvo acompañado de una mujer en el piso superior.

De vuelta a casa, consideraron también probado que el agresor pidió dinero de nuevo a la víctima, deteniéndose a discutir a la altura del número ocho de la avenida Mariano Andrés, donde ante las negativas de su compañero de piso a darle dinero, H.D.R. propinó una paliza a J.R.D.C. que le provocó varias contusiones, además de una lesión mortal en la laringe, tras lo que le asestó tres puñaladas con una navaja, una de las cuales le atravesó en su totalidad el lado izquierdo del corazón.

Así, J.R.D.C. falleció a las 5.55 horas del 13 de agosto de 2017, tras recibir una agresión por parte de H.D.R., quien "eliminó totalmente cualquier posibilidad de defensa", ante la que ni su patología ni la ingesta de alcohol "redujeron sus facultades ni total ni parcialmente".

Sin embargo, no consideraron probado que una vez que ambos volvieron a reunirse, H.D.R. pidió dinero a J.R.D.C., bajara al baño, donde se resbaló y cayó al suelo gopeándose la cabeza contra el espejo, incidente por el que fueron "invitados a abandonar el local", al que más tarde volverían a intentar entrar, sin éxito.

Por estos hechos, el Ministerio Fiscal solicitó 17 años y 15 días de prisión por un delito de asesinato así como una indemnización para la familia de 20.000 euros, mientras que la defensa pidió una pena de 15 años en un centro psiquiátrico penitenciario, al tiempo que consideró que "no cabe responsabilidad civil".

Confesión

"Reconozco haber matado a J.R.D.C., pero no recuerdo la agresión, sé que está muerto por las pruebas que hay pero no sé cómo lo hice". Con estas palabras reconoció H.D.R. haber matado al que fuera su compañero de piso, en la calle Mariano Andrés, durante la celebración de la primera jornada del juicio encargado de juzgar los hechos ocurridos en agosto de 2017.

Según relató el autor del asesinato, conocía a J.R.D.C. "pero poco", ya que compartía piso junto a más personas en una vivienda tutelada de la Asociación leonesa de familiares, amigos y enfermos mentales (Alfaem).

Sobre esa noche, aseguró no recordar "casi nada", ya que ambos bebieron "mucho alcohol", lo que le hace tener "muy borroso" el final de la noche, unido a un golpe en la cabeza que se dio en los baños de un local de ocio nocturno donde tampoco recuerda haber estado.

"Recuerdo despertar y que llegara a la Policía a casa, tenía la ropa manchada de sangre, pero no sabía si era mía o de otra persona", relató el acusado, quien reconoció haber matado a J.R.D.C., algo que apuntó tras verse haciéndolo en las grabaciones de la cámara de seguridad de una carnicería cercana al lugar del crimen.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad