Quantcast

medio ambiente

Vecinos del entorno del CTR rechazan su ampliación y piden una gestión que no contaminante

El nuevo vaso tendrá una capacidad de 2,1 millones de toneladas y el actual, de 1,7 millones, se ha llenado ya al 125%.

imagen
Ical | 14/05/2016 - 19:23h.

Una manifestación y concentración celebrada hoy junto a las instalaciones del Centro de Tratamiento de Residuos (CTR) de San Román de la Vega (León), donde se aloja la basuras de toda la provincia,reclamó hoy con la participación de vecinos de distintas localidades de su entorno que no se ejecute la ampliación del nuevo vaso que impulsan el consorcio Gersul y la Junta y que se realice en la planta una gestión sostenible y limpia, que no contamine.

La iniciativa impulsada por la Plataforma Gestión Residuos congregó a un centenar de personas, muchas de las cuales llegaron a pie tras una marcha de varios kilómetros por los valles más afectados por el vertido de lixiviados contaminantes, con apoyo de tres tractores. Tras una pancarta que rezaba 'Ante la ampliación de vertidos, exigimos: Control público, Transparencia en la gestión y Responsabilidades Políticas', llegaron miembros de la Plataforma y algunos responsables municipales como el alcalde de Villarejo de Órbigo, Joaquín Llamas, o la portavoz socialista en Astorga, Victorina Alonso, además de algunos pedáneos.

También acudieron vecinos -muchos de ellos de edad avanzada- que hicieron que en la protesta hubiera gente de los pueblos de Estébanez de la Calzada, Santibáñez de Valdeiglesias, San Román de la Vega, Villarejo de Órbigo, San Justo de la Vega, Villares de Órbigo, San Feliz de Órbigo, Veguellina de Órbigo, Astorga, Valdeiglesias, Villamejil, Turcia, Sopeña, Antoñán del Valle y algunos otros de la comarca de La Cepeda.

Soportando más de una hora olor que emanaba de la montaña de basura del CTR, que obligó a muchos a protegerse con mascarillas o pañuelos, con un megáfono con una pegatina del 15-M fueron tomando la palabra varios de ellos. Desde la Plataforma, por ejemplo, desgranaron las contundentes alegaciones con las que pretenden evitar el proyecto del nuevo vaso de vertido que sustituirá al ya saturado ocho años antes de lo previsto, muestra evidente de la "absoluta falta de reciclaje" y una gestión "lamentable". Recordaron los lixiviados incontrolados denunciados en los últimos meses y detalles de un proyecto "de baja calidad" que adolece de "errores de concepto y cálculo" que hacen prever su desastre.

Joaquín Llamas desveló que el nuevo vaso previsto será de 2,1 millones de toneladas de basura de capacidad, cuando el actual estaba previsto para 1,7 millones "pero ya contiene más de dosmillones", es decir, que se ha llenado ya al 125 por ciento "y todavía dicen que le queda un año de uso". "Se han pasado 20 pueblos, parece que quieren hacer aquí el vertedero de la comunidad, se están quitando la máscara", denunció tras agradecer a la Plataforma su impulso, entre aplausos.

La protesta terminó con una irónica y ácida ceremonia de entrega de los premios 'Zurullo de Oro' a "las grandes cagadas del CTR", en los que resultaron agraciados la Junta o Gersul por méritos como "hacernos pagar un impuesto para después reciclar el cinco por de nuestra basura, cuando en otros lugares de España alcanzan el 90 por ciento.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad